Diverse Work Teams

Debate: ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los equipos diversos?
organizado por Markéta Stěpánová, Gender Studies o.p.s., Praga

http://zpravodaj.genderstudies.cz/cz/clanek/v-cem-spocivaji-vyhody-diverzifikovanych-tymu-a-v-cem-jsou-nekdy-lepsi-tymy-homogenni

Traducción del apartado de opinión de Darina Martykánová:
Como investigadora y profesora de universidad tengo experiencia con equipos de investigación y con grupos/clases de alumnos. En ambos casos soy claramente partidaria de clases y equipos mixtos. Me considero feminista y, según lo que creo, la emancipación no puede tener lugar por separado, sino que se debería tratar de un proceso de perfeccionamiento en el que participen mujeres y hombres, y, si es posible, mejor juntos. Además, soy demócrata y creo que la diversidad de la sociedad debería reflejarse también en un seminario universitario o en un equipo de investigación, porque ni la enseñanza ni la investigación son actividades abstractas, aisladas de la sociedad en la que se desarrollan. En este sentido no se trata solamente de un imperativo moral, sino también de asegurar que la investigación y la enseñanza estén en un contacto y diálogo continuo con la sociedad, también para garantizar que la sociedad siga apoyándolas material y moralmente.
A nivel práctico hay que reconocer que ninguna composición de grupo está a priori libre de problemas. No es mi intención negar dificultades reales que pueden derivarse de la diversidad. No creo que estas posibles dificultades estuvieran dadas por unas inclinaciones “naturales” de un sexo, grupo étnico o de edad. Las comparaciones que he podido hacer entre los ambientes académicos en los países donde he trabajado a lo largo de mi carrera investigadora, me ha hecho ver claramente hasta qué punto esta “naturaleza” varía según cada contexto socio-cultural. Por otra parte, no quiero negar que equipos homogéneos puedan tener sus ventajas a corto y medio plazo, entre ellas la capacidad de acción, ya que todos sus miembros comparten ideas básicas y códigos de comunicación. Sin embargo, deberíamos preguntarnos hasta qué punto un equipo así es productivo y provechoso, y hasta qué punto esté amenazado por el aislamiento y caída en irrelevancia egocéntrica y provinciana, en la que todos se apoyan mutuamente sobre la “verdad” que comparten. Los equipos diversos tienen una gran ventaja: muy pronto queda en evidencia que lo que un grupo puede considerar “obvio”, no lo es en absoluto para otros.
En lo que concierne la diversidad de género, no soy muy partidaria de las teorías sobre la inclinación femenina por la armonía, su efecto de “cultivación del ambiente”, etc., o, al menos, no los atribuyo a la “naturaleza femenina”.  Aunque de corazón prefiero considerar a mis compañeros y compañeras ante todo como a seres humanos, no puedo negar que la configuración de las relaciones de género en una u otra sociedad influye en nuestro comportamiento y manera de comunicarnos. Mi experiencia personal con los equipos mixtos es positiva:  si se establecen en el equipo condiciones de igualdad y si el discurso público en ese país apoya la igualdad de género, los y las miembros de los equipos mixtos tienen así una oportunidad ideal de desarrollar el aprecio de la inteligencia, capacidades y logros de sus compañeros de equipo, sean hombres o mujeres. Para que eso funcione, hace falta que haya mujeres también en la dirección del equipo y en posiciones de autoridad, y que estas mujeres no subviertan la posición de otras mujeres del equipo para reforzar su propia posición. Para terminar, quiero subrayar que los equipos no están compuestos por unos robots que vivan únicamente para la investigación. Es fundamental que los buenos investigadores y las buenas investigadoras intenten ser al mismo tiempo buenos ciudadanos y buenos padres (si es relevante), porque lo de esforzarse por ser perfecto al 100% en un papel y marginar por completo otros roles sociales puede indudablemente aumentar el rendimiento de una persona y del equipo, pero a largo plazo, eso tiene, en mi opinión, un impacto negativo en toda la sociedad. Todos, sin importar la edad y el sexo, deberían ser conscientes de que en algún momento puede recaer sobre ellos el cuidado de los hijos, de los padres ancianos, de la pareja enferma, y que ellos mismos pueden enfermar o sufrir una lesión. Es más, el interés por los asuntos públicos, incluido el activismo sindical y político, no debería considerarse como una anomalía que desvía la atención de la investigación, entre otras cosas porque hace falta luchar por el reconocimiento público de la investigación y por los fondos que la financien. Una noción holista de los y las investigador@s como seres complejos facilita la igualdad y la diversidad en la práctica.
En mi papel de docente, mi responsabilidad en la “gestión de la diversidad” es fundamental. Los grupos mixtos, en mi opinión, reflejan y representan una sociedad mixta y, por lo tanto, deberían ser la norma.  Sin embargo, los docentes tienen que ser consciente de la existencia de las desigualdades, de estereotipos culturales y de la presión de grupo que experimentan los alumnos.  También deberíamos someternos de vez en cuando a la reflexión y autocrítica:  ¿acaso aprecio que las alumnas sean conformistas y los alumnos sean rebeldes? ¿me comporto de cierta manera porque me halaga la atención de alguna persona o grupo? ¿asiento más a las afirmaciones de los varones? ¿me tomo igual en serio las opiniones de alumnos de ambos sexos? ¿doy suficiente espacio a las personas más tímidas? Pocos docentes reconocerían que unas dinámicas así pueden ocurrir en sus clases, pero las investigaciones en este campo apuntan al hecho que hay trato muy diferenciado: por ejemplo, los trabajos escritos a los que les fue asignada de forma aleatoria la autoría masculina fueron sistemáticamente evaluados como mejores que si les fue asignada la autoría femenina o si fueron evaluados sin asignación de autoría. Este efecto se produjo hasta en los casos de evaluadores y evaluadoras que se declaran feministas.
Además de la diversidad de género no deberíamos olvidar la diversidad de clase. Vivir en una sociedad con marcadas divisiones de clase social me ha animado a la reflexión sobre la reproducción de las élites sociales y sobre el significado de la meritocracia. Aunque nos sintamos más cómodos en un grupo de gente que se nos parece, deberíamos ser capaces de comunicarnos y colaborar eficazmente también con hombres y mujeres que no sean nuestros clones sociales.

Darina Martykánová

Darina Martykánová is historian, dealing mainly with Spain and the Ottoman Empire. She works at the Departament of Modern History of the Universidad Autónoma de Madrid. Her research focuses on the history of professions and on transnational circulation of knowledge. Her second line of research concerns the redefinition of masculinites in interaction with the discourse of "progress of civilisation".

More Posts

The intricacies of decision-making

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search